2017: Heriberto Duverger, Memorias del Río.

Reinaldo, la otra noche decidí escribir al chico de la Exposición que una vez me envió un correo a ese respecto. De pronto y sin poder explicarlo todavía hoy, me pareció necesario hacerle la historia del proceso aquel… Yo, como los viejos siempre se sienten los cancerberos del tiempo, no perdí la oportunidad de revestir todo intento de memoria con la salsa de mi nostalgia. Que no lo pude evitar y ahí ahí te mando la historia, which is all known, como una crónica actual de un tiempo que ya habitamos, cuidadosamente compuesto sin dirigentes ni dirigidos, nadando en dirección opuesta a la del -nuestro nunca desaparecido- Maestro Segre.
He decidido enviarte las copias de los planos de la butaca para que tú seas el depositario - intermediario, ya que has conocido a esa gente en Cuba y dada tu cercanía posiblemente puedas volver a llegar a verlos y mejor, hasta vayas a visitar la exposición ya concluida, cosa que yo no lo tengo muy claro a estas alturas.
En cuanto llegue a Sevilla me pongo en eso. Lo que si parece imposible por falta de documentación, es la voluntad de exponer el sillón de pino-cedrín y lona. Esta pieza luego de aquello, la incluí en un conjunto llamado GRUPINO para un concurso que no gané. Los planos se quedaron en La Habana, con la variante que también construí varias unidades en Guantánamo, con asiento y respaldo de rejilla. En Villegas tenía dos sillones que me traje del Waso, realizados en madera preciosa (azulejo) baracoesa, y que como sólidos marxistas también se fundieron en el aire…
Saludos y Feliz año,

Abel, el insistente intercambio de saludos que la navidad genera anualmente, me trajo los buenos votos de Togores para el próximo año, relatando a la misma vez, su reciente viaje a La Habana. La sucinta noticia trajo aparejada su encuentro con vosotros y la selección de muebles de nuestra época (que parece serán reconstruidos)  que decidieron incluir en el muestrario de la exposición que tenéis en proyecto. Insiste el amigo en que os escriba debido al interés que habéis manifestado por incluir la butaca Yab-Yum de 1970 en la Expo que preparáis.

Cumpliendo esta sugerencia envío mi disposición a contribuir en este proyecto, queriendo apuntar que este mobiliario fue el resultado visible de un estudio pluridisciplinar, llevado a cabo por el Ministerio de la Industria Ligera entre los años 1969 hasta 1972. Economistas, ingenieros, técnicos de la madera, tecnólogos, carpinteros y arquitectos, actuando  desde el Grupo de Desarrollo del Mueble, propusimos el resultado visible de una investigación dedicada  a sensibilizar las instancias del poder, respecto al amoblamiento de las nuevas viviendas del Plan de las 10,000 así como los planes de restitución de la obsolescencia mobiliaria en las viviendas existentes.

Estas piezas que diseñamos en 1971 correspondían con el pensamiento tecnológico y estético entonces más avanzado, mostrando las posibilidades de las tecnologías instaladas en el país, desde el plywood soviético, el cedrín chileno, el tubo de aluminio y el cordón de PVC coreano, hasta el semiesférico molde de madera comúnmente utilizado para repulsar aluminio en la fábrica Lámparas Cubanas.

Diseñamos un sistema mobiliario flexible, influenciado por el pensamiento de la entonces incipiente industria sueca IKEA, que rechazaba a los juegos tradicionales de muebles de madera maciza, promoviendo el espacio del habitar doméstico, como receptor de un surtido mínimo, ligero, polivalente y flexible: sillas, lámparas, espejo, textiles, gráficas, etc.

Por ello propusimos enfrentar la renovación de la industria del panel de madera artificial existente, actualizando en principio la planta industrial de La Salud, para lograr un panel de bagazo de caña con la  densidad necesaria para producir muebles de almacenaje industrialmente. También nosotros hicimos una exposición en aquellos tiempos, para evidenciar  las conclusiones de aquella investigación, fabricando artesanalmente en Plywood, un sistema de muebles-pared como si fuera  creado con paneles de bagazo, haciendo marco a "las piezas sueltas” (sillas , mesas, camas, etc.) en los espacios que rescatamos del proyecto típico  de viviendas del Gran Panel V.

Casi seguro que estos elementos de una cerrajería desconocida se emplearon por primera vez en la carpintería del Taller del Río Almendares y por extensión en el país. Los herrajes SALICE y otros elementos diseñados en Europa como base indispensable de la producción industrial del mueble de panel de madera artificial: bisagras, conectores, tiras plásticas perforadas, etc, se fijaron en esta "pared de almacenaje", que también actuaba como muestrario de distintas soluciones tecnológicas y económicas en el desarrollo del mismo tipo de mueble.

Aquella exposición instalada en 1972 en los salones expositivos del mismo Taller del Rio Almendares, se estructuró bajo un concepto que devino ser su principal consigna: “El hueco construido no es la solución de la vivienda. La vivienda es un contenedor de las cosas útiles e inútiles; cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. Después de este poco de historia antigua  que sirve de introducción a nuestra correspondencia, debo decirte que yo tengo los planos de la Butaca en Sevilla y todavía no he llegado allá. Salí a mediados de diciembre para Barcelona y sigo aún por ahí, dando vueltas de jubilados. Cuando me escribió Reinaldo yo estaba en París y espero que en llegando a casa la semana próxima, pueda localizar los planos y hasta sacarle copias. Creo que para esta exposición vais a producir una Yab-Yum,  pero no estoy seguro. Hace unos años, yo hice dos piezas con un carpintero estrella en Sevilla y me he quedado con una en casa. No sabes cuanto le costaba a ese hombre aceptar  la idea de un mueble sin tornillos hasta que lo logró. Su taller tenía cámara de pintura y hasta las pinté como al primer prototipo que durante años tuve en mi casa habanera, junto a otros pioneros de mi producción. Aquella pieza se perdió sabe Dios donde, junto a todo lo demás cuando mi refugio en Villegas con mi historia completa, fue presa de la violencia que echó al familiar que la ocupaba, poco tiempo después de salir mi hija y su marido para España. No creo que los actuales habitantes de aquella casa, tengan alguna idea del destino que siguieron los escombros de aquel cataclismo!!!!! Bien, es suficiente. Te envío un saludo grande plagado de éxitos, a todo lo largo  del 17 y en principios... hasta el 71. h

Comments